EL BAILE DEL CASINO

CONCEPTO

El Casino y la Rueda de Casino: este baile de salón es el más popular de los cubanos. Surgido para la diversión individual y colectiva que refleja el carácter propio del pueblo.

El CASINO es un baile de salón creado en Cuba por el pueblo cubano, donde confluyen diversos elementos aportados por sus antecesores en un proceso evolutivo y orgánico.

Bailadores latinoamericanos lo bailan, pero han hecho lo mismo que los musicos latinos hicieron en Nueva York, para poder subsistir con la música cubana: cambiarle el nombre en más de dos ocasiones, incluso a otros estilos surgidos creados por cubanos en años anteriores a 1950. Los primeros cambios ocurrieron por conflictos políticos (bloqueo de EE.UU contra Cuba 1961), el segundo cambio tras los enfrentamiebtos de Ron Bacardí contra Havana Club en 1999. Ante las crecidas ventas de Ron Havana Club, se pretendía restarle consumidores al ron de Cuba, desbancar a los cubanos, bloquear la cultura popular cubana en eventos y escenarios mundiales, cosa que ya no podrá ser posible, porque los cubanos se han desplazado a los cinco continentes del planeta poniendo sus bailes a convivir con todas las culturas, y porque en la Isla se desarrollan más de 300 eventos internacionales cada año con importantes cifras de participantes, destacando el Festival del Caribe (Santiago de Cuba), en el que nuestros bailes intercambian exitosamente con los de la región, que apoyan la cultura popular cubana en todas sus manifestaciones. Estos hechos convierten a Cuba en embajadora de la cultura antillana, también exportada a través de las constantes misiones solidarias de sus profesionales de la salud, la educación y la construcción. Cuba tiene la Escuela Latinoamerica de Medicina- ELAM, única de su tipo en el mundo, donde se han graduado miles de profesionales cada año, no sólo de América Latina, sino del mundo entero, Canadá, USA, África, Asia, etc; donde se aclaman y practican sus bailes frecuentemente.

El CASINO surgió como una manifestación danzaria anónima, en el seno de las clases populares. Aunque se considera una evolución del SON; no se corresponde con ningún género, intergénero o modalidad musical específica. Es un baile para la diversión individual y colectiva, no identifica a ningún mito religioso y sus movimientos no tienen alguna significación particular. La dinámica contemporánea se ve reflejada en la gran creatividad de figuras y libertad de sus movimientos corporales.

Este estilo de baile refleja hoy, con gran fuerza, el carácter propio del pueblo cubano. Constituye una síntesis de los rasgos que nos caracterizan; es un compendio de todos los componentes de la nación. Su popularidad y preferencia en el público se ha mantenido durante muchas décadas, por lo que ya forma parte del patrimonio cultural.

ORIGEN

El casino es un baile de salón que surge en el Casino Español de La Habana (playa de Miramar) a mediados de siglo pasado (años 1950s), donde, como parte de un proceso de evolución e integración entre sí de modalidades músico-bailables precedentes, marcado por toda una tradición danzaria, apareció como baile de pareja enlazada caracterizado por estimular la creatividad a partir de la libertad de movimientos, entre figuras ejecutadas con los brazos, que aportan especial atractivo a un baile que ha calado en todo el orbe.

ORÍGENES

Su dinamismo y elegancia hicieron que muy pronto se propagara por el resto del país, lo que dio lugar a la aparición de toda una serie de aportes, por parte de los bailadores, que fueron complicando su coreografía en una serie de ejecuciones con la que se ponía a prueba la destreza de los participantes.

El CASINO es en la actualidad el baile de salón de MAYOR AUGE y VIGENCIA, es un evento sociocultural que como tal ha influido directamente en el desarrollo, creatividad y diversidad del fenómeno de la música bailable en Cuba. Este toma y daca entre la música popular y el Baile de salón ha sido imprescindible para satisfacer el gusto del cubano por “bailar bien” y sobre todo por mantener durante varias generaciones estos dos elementos como la forma preferida de recreación y de relacionarse socialmente entre diferentes capas de la población.

El baile del casino es ejecutado con mayor o menor destreza por niños, jóvenes y adultos, y en los más diversos espacios.

Este estilo de baile se ha interpretado con todos aquellos géneros, vertientes o variantes musicales que están de moda y que por su esquema rítmico o tiempo musical permite ejecutar el paso básico, lo cual le ha permitido que a través de todos los años permanezca vigente en el gusto de los bailadores. Los cubanos lo han internacionalizado de manera notablemente exitosa, tanto, que algunos han querido apropiarse de esta arrebatadora creación, cambiándole el nombre, con mismo suceso al fenómeno musical creado por cubanos (‘salsa’). Incluso, también han cambiado nombre de estilos cubanos, llamándole ‘salsa en línea’, ‘mambo’ – ‘en 1’ – ‘en 2’ (on one – one two); estilos en los que se incluyen y que son realmente los pasó libres de nuestros bailarines de cabarets, marcaciones a contratiempo del SON, etc.

No obstante, muchos son los factores que han incidido en el apogeo del casino en Cuba y en el exterior, pero entre los más importantes está la dimensión que ha tomado la música cubana en el ámbito internacional. Identificado como Salsa Cubana se ha convertido en el vehículo idóneo para disfrutar esta manera de hacer música, hecho nada paradójico si tenemos en cuenta que en ambas manifestaciones coincide el «SON cubano» como elemento de origen.

LA RUEDA DE CASINO

De igual forma las parejas comenzaron a interactuar entre sí, intercambiándose incluso durante el baile, lo que dio lugar a la aparición de las llamadas Ruedas de Casino (para muchos Rueda Cubana), conformadas por dos o más parejas que van a realizar evoluciones coreográficas a partir de las órdenes dadas por un guía, lo que ha hecho del casino uno de los complejos coreográficos más ricos de la danza popular cubana.

DIFUSIÓN INTERNACIONAL DEL CASINO

El boom internacional de la salsa experimentado a partir de finales de los años 70s, fue un factor determinante en la propagación del casino que ha llegado a conquistar a millones de seguidores en los más diversos rincones del planeta (con bailadores de todas las culturas del mundo), estimulando con ello el aumento de academias dedicadas a enseñar un baile que, por más de medio siglo, continua vivo gracias a su espontaneidad.

Este baile ha sido difundido internacionalmente por diversas vías y formas entre las que están: los diferentes espectáculos artísticos ofrecidos a los turistas en cabarets, clubes, teatros, salones de bailes, etcétera; cursos internacionales de bailes de salón cubanos en la modalidad de postgrados, de extensión universitaria o libre, ofrecidos por las Escuelas de Arte, el Instituto Superior de Arte o en la sede de diferentes agrupaciones danzarias profesionales; a través de giras internacionales de conjuntos folklóricos profesionales o de aficionados, que lo han incluido en sus presentaciones; por medio de cursos impartidos por profesores cubanos en virtud de convenios de colaboración o intercambios culturales con otros países; mediante la enseñanza profesional o no de cubanos residentes en diversos lugares del mundo o también por esta misma vía de extranjeros que han creado sus propias academias de baile.

Actualmente se preparan condiciones para que la RUEDA DE CASINO sea declarada Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad.

Existen también Festivales de Salsa en diversos países del orbe como Estados Unidos, México, España, Italia, Alemania, Inglaterra, Francia, Holanda, Rusia, China y Japón, donde se producen competencias de baile, cursos, espectáculos y otras actividades que, además de mantener en el boom a esta modalidad bailable, constituyen un verdadero negocio.

FUENTES

– Blog del maestro Pepe Argote.
Plataforma «Arte y Cultura de Cuba»
Ecured