Salón Rosado “Benny Moré” de La Tropical, el templo sagrado del baile en Cuba.

Salón Rosado “Benny Moré” de La Tropical, el templo sagrado del baile en Cuba.

Desde hace más de 50 años el Salón Rosado Benny Moré de los Jardines de la Tropical, situado en Avenida 41 entre 44 y 46 se considera el templo sagrado del baile en Cuba. No por gusto su bien ganado slogan es «El salón más musical de América Latina».

Tocar en la Tropical ha sido tradicionalmente para las bandas cubanas de música su prueba de fuego, la que ha determinado su trascendencia o fracaso. Una buena concurrencia en la Tropical es indicador de que anda bien alto el termómetro del éxito; que el público ignore a una agrupación que allí se presente, sinónimo de que mejor se dediquen sus músicos a otra cosa.

El Salón Rosado Benny Moré, gran espacio a cielo abierto, con capacidad para 3.000 personas, fue remodelado por completo en 2010, cuenta con excelentes sistemas de audio y de luces para que los visitantes puedan disfrutar de una experiencia completa de música y baile.

En su más de medio siglo de existencia por este popular recinto han desfilado las mejores agrupaciones cubanas como NG la Banda, la Charanga Habanera, Los Van Van, Adalberto Álvarez y su Son; y leyendas como a Orquesta Aragón, Arcaño y sus Maravillas o la Big Band de Benny Moré, entre otras muchas.

También el Salón Rosado ha sido el espacio preferido por muchísimos músicos extranjeros de paso por la mayor de las Antillas, que han decidido palpar en caliente al público cubano. La instalación, sumamente polifacética y maleable y, aunque es el templo sagrado de la música popular bailable, se abre a una multitud de públicos y géneros. Así ha acogido conciertos de rock, de música electrónica, de trova o de hip hop.

A pesar de encontrarse en las afueras de la ciudad llegar a la Tropical no es complicado y es una experiencia que bien vale la pena. El salón abre los fines de semana: viernes y sábado entres las 20:00 y las 2:00 horas y los domingos ofrece matinés de 16:00 a 21:00 horas.

Deja un comentario